miércoles, 22 de abril de 2009

Sucede que...


- Ayer me hicieron el día, en el Metro, los Dones (señores) cantantes de sones huastecos. Uno con la guitarra, el otro con un violín y ¡qué bien cantaban! Así sí da gusto cooperar, porque además el trayecto es ameno aunque haga un calorón de la fregada.

- Fui a recoger –allá por los ex tiraderos de basura– mi constancia de retenciones. No lo recordaba, sino es que mi amigueta-contadora me lo pidió. El regreso, a bordo del microbús/pecero, fue muy a meno.

Es que iba yo así de medio metiche escuchando lo que el chofer hablaba con sus tres amigos que encontró en el caminó. Subió uno, con quien platicó sobre salud y médicos; el segundo cuate le preguntó que si había chupado recientemente y el tercero –que también conocía al no. 2– le platicó de la señora que perdió la casa porque el marido quedó como aval de un fulano que huyó y no pagó la deuda.

Los tres hablaron de un compadre del conductor que se murió y dejó sin casa a su esposa; que igual así lo quiso Don difunto porque qué tal que la doña luego se juntaba con otro y hasta hogar le daba al nuevo hombre.

Aay, la verdad eso me dio mucha risa y conste que no era la única chismosa, pues la señora que estaba frente a mí también se río. Las dos nos miramos con expresión de “aay los señores”.

- Fui a mi ex Facultad para saber si existe o no un diplomado que puede transformarme de pasante a licenciada.

Y pues nada, bueno sí está aprobado, aunque parece que para el 30 de febrero del 2010, jajajaja, lo que es un avance. Sin embargo, la lista de espera ya es de 300 personas, eso significa que yo puedo ser la 301 y como somos un chingo y dos montones, en un grupo no cabemos todos y menos en un año.

Entonces, tengo la opción y pss a trabajar porque hay que pagarlo en una exhibición si sí se concreta. No obstante, es tan incierto que me llevaría el mismo tiempo hacer un reportaje que esperar me admitan. Tengo una graaan ventaja: he trabajado en el área y eso parece será tomado en cuenta.

- Finalmente, hecho que me puso felizota, conocí a la Janita. Una niña (ex) blogguera con quien me llevo increíblemente chido. Yo sí la conocía, ella a mí no (larga historia por qué nos conocemos. Nos da risa, estuvo a punto de odiarme, jaja, es un decir).

Después de tanto posponer nuestro café, de muchas conversaciones por msn y telefónicas, nos vimos; como ella aún estudia y en mi ex escuelita, quedamos y salió al encuentro. Fuimos a un barcito que en mis tiempos estudiantiles no existía. Me presentó a sus inge-amiguitos, quienes como en sesión de AA se presentaron y también tuve turno.

Nos despedimos del lugar, luego nosotras de ellos y como la lombriz ya pedía alimento, Jana y yo fuimos a comer.

El tiempo pasó rapidísimo entre que si sus hijos, que si A., que si M., que nuestras familias, la escuela…ufff, ya cuando notamos pasaban de las 6 pm. Sí, sucede que fue un gran día.

4 comentarios:

Ra. dijo...

Que gusto leerte asi, fresca, relax, contenta ... este tono de escrito es muy rico y te refleja linda y hermosa!!!

Karla dijo...

si, buen dia!!!
sigue siendo feliz!!!

Jane dijo...

jajaj que chido el chisme de los señores jaja para que vean que no nada mas las mujeres nos ponemos al día jaja

saluditos!

gabriel revelo dijo...

jajajaja, lo que se podía oir hace unas semanas en el metro...

ahora, por lo menos esta semana, todos van callados...


saludos..!