lunes, 16 de marzo de 2009

The Savages

I don’t like you anymore


Ante la demencia senil que su padre, Leonard, ha comenzado a desarrollar, los hermanos Wendy y Jon Savage deciden, después de algunos descontentos, internarlo en un asilo.

Jon, doctor en filosofía, radica en Buffalo y Wendy, dramaturga, tiene un trabajo freelance en Nueva York. Sus vidas cambian radicalmente a partir de llevar a su padre a un lugar en donde puedan cuidar de él.

No es que ellos no lo hagan. Están al tanto de qué sucede y le visitan; sin embargo, les es difícil aceptar que su papá ha perdido la lucidez. No saben cómo afrontar la situación que el anciano vive, además momentáneamente piensan por qué cuidar de alguien a quien le importaron poco.

Aun ante esa contrariedad, velan por el bienestar del viejo. ¿Quién diría que el final de su padre sería el motivo por el cual también la relación fraternal es reforzada? Así transcurre esta historia familiar no lejana a la realidad.

La historia personal tanto de Jon como de Wendy pasa a un segundo plano, no menos importante y bastante interesante, cuando Leonard se convierte en la prioridad para ambos.

Finalmente el hombre muere. Como toda pérdida es, sin duda, triste y dolorosa para los hijos. Aunque lo más penetrante, y que nos hace reflexionar, es la ausencia de recuerdos, de sentido desgastados e invisibles en la memoria a través del tiempo.




Ya entrada la noche, la historia de los Savage me recuerda inevitablemente a mi abuela Ángela. Para ella, escuchar las campanas de la iglesia significa el llamado a la misa del 10 de mayo; hace la misma pregunta cinco veces, quizá más (a veces dice cosas muy graciosas como “¿para qué te casas?”, “anda pélate” o “si el marido o la mujer ya no te sirve, cámbialo”).

Casi de madrugada, reí - reímos. Tendidos sobre un sofá comodísimo. Empiernados como dos buenos y grandes amigos vimos por primera vez… la historia de los Savage, gracias. Quizá algún día, seremos amigos, con lo que eso implique, creo.





** La canción no tiene qué ver con la peli, es más el soundtrack de las últimas escenas de mi realidad, je.

5 comentarios:

ElPoeta dijo...

Parece interesante la peli y lo que cuenta es una historia que sucede cada día en todas partes... Gracias por el tip, que viva la amistad y un beso, linda,
V.

Léo dijo...

Disfruté mucho de la película. Me parece interesante como los hijos dejan sus proyectos a un lado por cuidar de su mal padre.

Yo no sé si podría ser tan noble.

Latamoderna dijo...

Snif... se ve interesante. Y él, me encanta.

El Señor Tlacuache dijo...

La peli se oye interesante...

La forma en que nos cuentas que la viste... también suena interesante


uuuuiiiiiuuuu!!

Karla dijo...

historias de vida
historias de familia...
me encanta...y me encanta que haya amistades...con piernas incluidas jejeje