viernes, 2 de mayo de 2008

Karina reloaded

Y me solté el cabello, me vestí de reina me puse tacones, me pinté y era ... ("Todos me miran", Gloria Trevi)
“Renovar o morir”, así reza un viejo dicho y… pues que me renuevo. Tenía la firme intención, este año, de dejar crecer mi cabello; sin embargo, hace dos días luego de meditarlo: de mi casa al Metro, en éste y después de una entrevista ¡Tijerazo! Chiquito, muy chiquito quedó el pelo de esta ordinaria encantada por cómo se ve, que hasta pestañita linda dejó que le pusieran en el salón, jajaja.

Esperé una hora a Fabi, la chica que ahora me corta el cabello y a quien había visitado 20 días antes para mero despunte. –Quiero un cambio radical y ya me harte de traerlo largo, mmm bueno, confío en ti. Sólo no me hagas más cachetona– dije; en sus manos quedé. – ¿Estás lista? –preguntó mientras contemplé por última vez, en el espejo, mi ex imagen y ella sostenía con su mano derecha las tijeras. Escuché un “tjjj”, cerré los ojos.

Platicamos durante la transformación (¡aaah, era 30 de abril y me regalaron una rebanada de pastel… Día del niño!): tratamientos, cremas, brillos, champú, spray, cómo secar y planchar. ¿Podría ser –yo– estilista? Sí la rifo eeeh. Finalmente, casi una hora de producción, quedé monísima, peroooo Fabi mencionó algo de pestañas postizas, explicó el ritual, me convenció.

No duele nada, tampoco arde cuando las colocan. Eso sí, al sellar con queratina ¡por los clavos de Cristo, quema tremendo! Aaah, pero querías pestañas de Clarabella, jajaja. La verdá es que, sí hacen un parote porque cero enchinada y adiós rímel. Duran aproximadamente un mes, obvio si las cuidas:
- no tallar los ojos
- desmaquillar con cuidado
- no mojar a chorro directo de agua (lo cual está cañón eeeh, fue todo un show a la hora del baño desde lavar y exfoliar la cara, el champucito lavó mis ojazos –grrr–, no sé qué me hizo llorar)

Mas otro rollote será la quitada, debo ir con Marco –el que me las colocó– a que las retiré al notar que traiga pestaña de teporocha. La neta, estoy feliz, quizá esto es una banalidad, aunque una insignificancia que a muchas mujeres hace felices, como a mí.

¿O no, Lata? Mi amiga también sabe del ritual para embellecer, sino pícale acá.

9 comentarios:

lunanueva dijo...

q post tan superficial, osea mega x amiga

lunanueva dijo...

Ja ja ja ja ja, no es cierto amiga, tu como quieras te ves wapisimaaa, cuando quieres ehhhh, que bueno q estes feliz, a veces ese tipo de cambios estimulan tanto, mmmm yo como amo mis rizos ps q digo, jijiji, te mando un abrazoooo

Josué dijo...

Hay nena... hiciste bien en darte un cambio radical sabes lo bien que se siente(yo recuerdo mi cabellito largo snif),ademas de vez en cuando nos tenemos que volver totalmente banales dimelo a mi... con que no se te haga costumbre todo esta bien. gracias hermoza por los coments que has dejado, de verdad no tienes la minima idea de lo que significas para mi...
pd. ese nuevo look te va muy bien, guapa... grrrrrrr.

Dídac dijo...

el mundo esta en constante movimiento, es inevitable no cambiar... a mi me entra luego la locura, lo pior que ami me pasa, es que yo no voy con un estilista, yo mismo me mocho el pelo, como hace dos meses, que me arte de mi cabello y con la rasuradura.. me lo corte y solo me deje una moicana... creo que no es tanto el placer de cambiar, si no es la dicha de establecer un punto de nuestra sastifaccion.

Un saludo y un gusto que pase a mi ulera vida.. nos estamos leyendo.

Karina dijo...

Didac:
Quiero hartos puntos, pero ¿me veré egoista o mamona?

Josue: La verdá, amiguito, te ves mejor con cabello chiquito porque antes...¡Eras repandrozoteee! Nomás no caigas tanto en la banalidad.

(ese "grrr" le hace honor a lo de perro, upss, jajaja)

Reynaaa:
Con amigas como tú pa'qué quiero enemigas, jajaja.

Ay sí, mis rizos, mis rizos =P. Besossss!!!

Dídac dijo...

el egoismo se mide relativamente a las circunstancias... ya sabes que todo exceso siempre causa un mal.

Karina dijo...

Didac:
No, excesos no... No van de la mano con mi forma de ser, pienso.

¡Me encanta lo que escribes!

Jane dijo...

Que bien los cambios son padres, hacen que salgas de lo cotidiano en tu aspecto.. yo al igual que tú viendo una revista le vi el corte a una monita y en 1 hora ya estaba quitandome algunos añitos de encima , el corto es lo de hoy ! jejej... las pestañas? mmm esas si las tengo naturalitas jeje.

QUE VIVA LA VANIDAD!!

Latamoderna dijo...

A mí me encantó, la neta si no viniera la época de lluvias también me lo cortaba. Ah, pinche vanidá, porque parezco french poodle con tanta humedad.

Pero te ves rechulota. Ah, hace viento... ¡son tus pestañas parpadeando!
jajaja.

Cómo sufre una... jajaja.