domingo, 27 de enero de 2008

La palabra confunde


Figueras, España, diciembre de 2002.- Irónica y ególatra es su expresión en todo momento. Vanidad por sobre todas las cosas inunda la mente de un hombre delgado, estatura poco elevada, frente amplía, casi calvo, cejas pobladas, nariz pronunciada y aquel bigote que le da un toque chusco a su imagen, de sus bigotes dijo “son optimistas, alegres, velazqueños, a diferencia de los de Nietzche...”

Varios años buenos, malos, simplemente un estilo de vida distinto, se reflejan a través de un ceño fruncido , y se confirman de viva voz.

Esperaba sentado en una terraza con exquisita vista al mar de Figueras, decorada por algunas macetas y cactus. Un abrigo negro hasta las rodillas lo protegía de aquel frío que acoge a toda Europa. A simple vista, apreciamos una bufanda, una gorra, un pantalón color gris y unos zapatos cómodos.

Su mano izquierda sostenía una taza con café, en la derecha tenía un cigarro ardiendo, las cenizas se esparcían. Me recibió, “adelante, bienvenida a la casa del gran devorador: Dalí. Le pediré algo, no grabe nada, ordene todo después de acuerdo a su memoria e ingenio, vale”.

De la pequeña terraza, nos trasladamos a una agradable sala, con mejor temperatura. Sobre la chimenea noté varias fotografías de Salvador y Gala, su gran amor; Gala la embajadora del rey Dalí en la corte de éste, la creadora del equilibrio clásico en su vida, la legítima, las demás habían sido decorativas.

Aquella habitación decorada con distintos cuadros, algunos inspiración del pintor, en los que su paranoia y la enorme inclinación que tiene hacia el erotismo y la sexualidad. Levantó su brazo, señaló los colores y dijo “como usted ve, la pintura es algo que entra por los ojos y sale por el sexo”.

La obra de Dalí se interpreta, causa polémica, pero cómo es que encaminó su vida hacia la pintura. Su formación académica le inculcó el dibujo porque éste “es la propiedad del arte”, comentó. Inició su producción pictórica en el cubismo, en 1929; y debido a la influencia del arte italiano se agregó al movimiento superrealista.

Durante la guerra civil española vivió en Italia y fue persuadido por la pintura de Rafael y Leonardo, tal persuasión dio origen a La Madonna de Port Lligat. Reconoce que uno de sus mejores cuadros “es nada más un cesto de pan hecho de la manera más fotográfica que he podido...”

Irreverente por naturaleza Dalí dice, se desdice, inventa. Él mismo ha sido bufón de los demás. Su vida transcurrió por diversas ciudades europeas y Estados Unidos. Nació en 1904 en Figueras, al norte de Barcelona, en esta casa. Estudió en Madrid y parís y en 1939 pisó Nueva York.

En la vida de este famoso pintor solo estén tres cosas importantes: primero Dalí, segundo Gala y tercero Dalí y Gala.
Mostró resentimiento y no quiso abundar en cuanto a su infancia y a sus padres se refiere, lanzó al aire “comencé a hacer cosas extravagantes para atraer la atención, para demostrar que era yo mismo y no mi hermano muerto, de quien mis padres me dieron nombre: Salvador”.

Se levantó del sofá, nos invitó a recorrer su casa: pequeña pero práctica, confortable. Al descender por una escalera en forma de caracol, llegamos a un patio trasero, caminamos hacia la playa que se convierte en todo un balneario durante los veranos calurosos de la península ibérica.

Salvador Dalí aficionado al arte, la pintura; catalogado como uno de los hombres mejor vestido de Europa, amigo de los famosos, aficionado a las mujeres, aunque enamorado solo de Gala, con un ego enorme que alimenta halagos, que pretende ser dios y se vanagloria por ser buscado, nos despidió de manera cordial, “recuerde niña, la palabra está hecha para confundir”.




**¿A verdad...Qué dijeron? ¡Lo conoció! Uuuuy no, me hubiera encantado al igual que a Sabines. Esta entrevista la escribí hace seis o siete años, ya no recuerdo. fue un ejercicio, la encontré, hoy, perdida entre mis copias y cuadernos del CCH y la Universidad, creo la redacté sobre el comedor y con la pijama puesta.

-------------------------------

No dejen de picarle acá, venimos candentes:

1 comentarios:

Ross dijo...

a mi me encanta Dalí... Piccaso... creo que lso geniso siempre seran medio sociopatas pero eso si muy interesantes...

Pd. que buenoq ue volves... ya venia y venia y no te encontraba en tu casita!!!