miércoles, 14 de enero de 2009

¿La mala educación?

En la estación –del Metro- Tlaltelolco, una mujer subió al vagón con sus dos pequeños. Una niña de aproximadamente 6 años y un niño de 4. no había lugares por lo que las tres personitas se sujetaron a los pasamanos.

La nena llevaba en su mano derecha una muñeca y con la izquierda se sostuvo mientras que su madre tomó al niño. Pero el chico comenzó a molestar a su hermana, le jaló de la playera pues quería aferrase al mismo tubo que la chiquita.

–Déjala, estate en paz, por favor– comenzaba a despertar la furia de mamá-
–Mamá, mamá… Yo quelo ahí– lloriqueó el niño al mismo tiempo que tiraba de la niña –Te olio, te olio– agregó y además golpeó a su progenitora en las piernas y en el abdomen con los pequeños puños.

Tres estaciones después, ocuparon dos asientos y el berrinchudo dijo:

–Te olio, ya no te amo, mamá.
–Pues yo tampoco te amo– contestó ya desesperada la mujer.

No sé qué pasó ni qué destino tenían, porque bajé en Balderas (fui al Mercado de la Merced nomás por el mole –¡qué rico, delicioso… cuando quieran los llevo a donde lo adquirimos– de Mamá maestra), ¡vaya con el pequeño reycito odioso!

Sí, ese término es un juicio de valor, el cual algunas personas dirían que no tengo derecho a hacer porque no soy madre, cierto. Aunque tampoco recuerdo que mis hermanos o yo hayamos hecho semejante drama con mis papás, que les golpeáramos.

Ven por qué de pronto uno dice “NO A LOS NIÑOS/HIJOS”. Es re bonito tener sobrinos, cuidar chamacada ajena, pues la educación de estos depende de otros y para maleducar a reycitos-tiranos-intolerantes, no gracias.

5 comentarios:

lunanueva dijo...

por eso la pienso pa los chamacos yo vi a una señora con 2 hijos y tremenda panzota, vi otra en el trole con dos peques y cajas y me enoja , me pregunto de verdad la vida, su vida es tan buena como pa andar asi por gusto, digo no creoq nadie pero ya aestas alturas puede elegirse y pensarse la familia q se quiere.

Cl@udette dijo...

Hoy en día los hijos no tienen nada que ver a como fuimos educados nosotros, las madres piensan que es solo traerlos al mundo y dejarlos ahi a la deriva, claro que por ende tenemos cada moustrito en potencia que si como dices desaniman hasta a la mas aventada.

Saludos

ElPoeta dijo...

Qué bien te entiendo, mi amiga Karina... Hay gente que no debería tener hijos si no son capaces de educarlos. Un beso,
V.

Gurisa dijo...

Jajajaja. Mi hermano, cuando era chico y mi hermana y yo le "hacíamos" o no algo, decía: "papá, matala".

Hoy es un hombre hecho y derecho. Excelente persona. A pesar de ser caprichoso de niño, mis viejos le dieron una excelente educación.

gabriel revelo dijo...

ja ja ja... a mi el asunto me parece más bien cómico. supongo que en la infancia se da un desborde de emociones en las que cualquier estimulo puede volverse grandisimo. un berrinche, una alegria, una tristeza se multiplican por mil.

asi son ellos. y así nos llegan al corazón.

saludos!