martes, 9 de septiembre de 2008

Nuevos horizontes

Ayer fui a las instalaciones de famoso diario/periódico –capitalino– a recoger el resultado de mi evaluación como parte de un taller para poder ingresar a éste. No me fue mal, tampoco extraordinariamente bien.

Estoy satisfecha de lo que logré. Aprendí mucho (más ortografía y redacción); detecté mis puntos débiles y fuertes; en que sirvo, en dónde soy defectuosa y de plano qué no es lo mío, pero no hay vacantes de acuerdo a mi perfil, ‘no por ahora’.

El punto es que de ese ‘no por ahora’, sólo yo puedo hacer –una eternidad– o ya next. Y, sí, un poco cabizbaja, pero con demasiada convicción… A lo que sigue, en búsqueda de nuevos horizontes (regresé, luego de gran ausencia, a Crecer Feliz, y pos estoy ¡feliz!).

No fui la única que vivió en la incertidumbre y zozobra del me quedaré, no me quedaré… qué hago. Mis amigos Conejito y Chaira bióloga también se preguntaron “¿y ahora quién podrá ayudarnos?”, respuesta ‘nadie, ni Má Débora’.

En mi caso, llegué al extremo de cuestionar si lo que llevaba recorrido profesionalmente no era un desacierto, entonces me di de zapes, me miré en el espejo y dije “lo que has hecho, aun en revistas, también es periodismo y te ha dado satisfacciones tan lindas, personales que no debes demeritar”.

Recordé que en enero pasado, bueno de este 2008, una abuelita, voluntaria en Risaterapia, me localizó para agradecer la entrevista que le hice, porque sus vecinos vieron la revista a la venta y el rumor se corrió, que bueno…¡ya era toda una fiesta con celebrity!

Esa llamada, la de Gloria la doctora Tatina, le llevo guardada muy hondo. Más allá de haber permitido que yo concretara la entrega de un material periodístico, recuerdo su encanto, las palabras, por las que la lágrima me ganó, y buenos deseos hacia mi personita.

Así que, no me quejaré y hoy me vino a la mente, e hizo reír, la analogía que hace un par de semanas mi amigui Uli comentó –creo que en el cafecillo atendido por Pollodrilo– con Ilemonga y su servidora presentes. Híjole tan textual no lo recuerdo, pero fue algo así como que la contratación en el periódico era una zanahoria y nosotros los conejos.

Si querías la raíz, ¡órale, brinca. Brinca para alcanzarla! Entonces ahí estaban los conejitos, y miren su cara, jajaja (¿verdad que es linda la imagen?).

6 comentarios:

Gade Herrera Galicia dijo...

El no saber nada de nada es lo peor... ... ..., no creo que también el estar sin trabajo. Ja. Saludos, señorita, gracias por pasar por mi lugar todo tirado. jejejeje

Gurisa dijo...

Lo bueno tarda en llegar. Vos nomás seguí incrementando tu CV que nunca está de más superarse.

Besos!

lunanueva dijo...

bueno amiga ya quisiera tener tu experiencia y lo que sabes, asi que brinquele y vease al espejo y digase lo fregona que es usted.

Ross dijo...

Eso mero !!!! a brincarle o consegir banquitos, escaleritas.. amigos que hagan piramide y todas la formas convencionales o no convencionales de alcanzar !!!

gabriel revelo dijo...

pues felicidades por la experiencia y a seguirle dando pa´lante...

el destino es así y siempre tiene un plan predeterminado para todos, seguramente el tuyo es brillante.

saludos!

Karina dijo...

Gadeee, Gade!!

Algunos ya supimos, ya quisimos saber y juimos con Má Débora... Snif, snif, ¡oh realidá!

No obstante, querido Gade, 'arrieros somos y ene l camino andamos'. Espero hallarte, sino pss hacemos que los caminillos crucen.

Guri:
¡Incrementando mi CV! Seeeee, y si se puede el próximo mes me aviento cursito de gramática.

Luna:
...¿ahora me comprendes?

Ross:
Sí, yo te dije que pa'delante, pero tengo ganas de llorar (y si te veo, chillo; si chillo, te abrazo).

Cuando sea grande, seré como tú -o parecidita, jeje-. Te admiro.

Gabo:
Gracias, gracias...También deseo, quiero y trazaré un plan brillante.


*Aviso oportuno*
Apreciable Lector:
Si usté sabe de algún empleo, del cual yo tenga perfil, le agradeceré su aviso al e-mail correspondiente.

Estimada Miriam,jeje, no aplica -aún- para horizontes argentinos (yo y mis utopías.)