domingo, 24 de febrero de 2008

Mentiras

Luego de una gran ausencia debida a una cuestión agotadora para mi mamá y trabajo para mí, intentaré recuperar las letras perdidas. Regreso también con buen humor que me produjo el darme cuenta de la gran mentira que viví junto al sujeto de ojos bonitos, sí, me río de ello ahora no sin antes haber sentido dolor porque es cruel darte cuenta que te mintieron y, seguró para él, re bonito y con colmillo de lobo.


Hace unas madrugadas no hallé nada interesante en la televisión y ese fenómeno del zapping se apoderó de mí, finalmente ya aburrida -02:00 am- paré en el canal de las estrellas. Un programa de México Siglo XXI o Clío, algo así, no recuerdo. Entrevistaron a un pintor -de quien alguien me hizo el grandísimo favor de borrar su nombre de mi pizarroncito- respecto a la técnica que imprimía en su obra o a quiénes retrataba, dijo algo que rescaté de inmediato: LA MENTIRA SIEMPRE HA SIDO MÁS HERMOSA QUE LA VERDAD.
Traslademos esa afirmación a nuestra cotidianeidad...¿Cierto o falso? ¿Por cuál votan? ¿Mentiroso(a) o no? Quizá para algunos seré cínica, desvergonzada, mala o en todo caso "mentirosa" al aceptar que una mentira, que evadió mi realidad casi dos años, me hizo feliz. Aprendí cuan tolerante y paciente puedo ser, pero también que dar demasido no es muestra de amor a nadie, ni siquiera a uno mismo; por el contrario, es tal vez autodestructivo.
¿Que si mentiría nuevamente? No lo sé, las mentiras dicen más que las verdades. Sin embargo, la falta de verdad y honestidad, en todos los aspectos de nuestra existencia, llámese: Amor, trabajo, familia, amigos, etc. siempre generan en el engañado desde tristeza, decepción, duda e incertidumbre hasta cuestionamientos existencial que no valen la pena responder, pero ah cómo desgastan porque mientras vivimos en el engaño, nunca pensamos en la deshonestidad de los mentirosos (todos lo hemos sido alguna vez, quien no...Está libre de pecado y échenos tremenda piedrota), mas cuando descubrimos, sabemos o atamos cabos y hallamos el por qué del por qué, no comprendemos qué sucedió, en casos extremos y dramáticos, diría una persona abatida "qué hice mal".


No se trata de qué hizo o no mal, sino de continuar o detener esa hermosura que cierto más atractiva tarde o temprano se nos va, dejando chingados y mentadas de madre por doquier, a diestra y siniestra, tal vez risas. Sin duda: EXPERIENCIAS para recordar, sólo.


Este post dedicado a mentirosos/mentirosas, está dirigido también la OTREDAD que descubrí apenas hace unos días; por la que dice mi amiga Cecilia no puedo sentirme ofendida, por la que Natalia me dijo "tal vez no es ofensa, pero claro que duele...". Y esa Otredad también me hizo reír por los buenos y malos ratos, que a la Dalessio me trae en la cabeza, tarareando cierta cancioncita.


4 comentarios:

JL dijo...

Yo por eso mejor no miento (aparte de que soy pésimo mintiendo), sólo callo y jamas desmiento jejeje...

lunanueva dijo...

Bueno a esta vida venimos a aprender, a identificar a una mentira, o a un mentiroso, a serlos, y descubrir que no hay nada mejor que la verdd por que ella siempre busca la manera de salir.

Falcon dijo...

Yo casi no digo mentiras pero cuando las digo sueño ser muy creíble y convincente. El detalle esta en decir verdades a medias y claro creerte la mentira tu mismo.

Karina dijo...

Falcon: ¿o sea? Jajaja, lo siento me has hecho reír.

Luna: Oye tampoco somos detectores de verdades, chale, imagínate hacer eso todo el tiempo...No, no, fuchi.

Jl: Y Pinocho no vino.

Aaah no puedo poner el video de doña Lupe Dalessio ¿alguien que em ayude, plis?