martes, 27 de noviembre de 2007

Espera...

Se irá un mes. Temo que no regrese y que aquel "te espero" se quede esperando un beso, un abrazo, muchas caricias, su cuerpo, sus ojos...Todo él. Mañana se va y honestamente NO le deseo nada ni lo mejor. Si no regresa, dicen me hace un favor, pero cuál si continuaré extrañandole solo con pleno conocimiento de que en otro continente está.

Perfecto ejemplo de estúpida despedida:
YO: ¿cuándo te vas?
ÉL: Pasado mañana
YO: Ah ¿y regresas o no?
ÉL: La última semana de diciembre...A mi regreso, en enero ¿quieres tener ondas conmigo?
YO: ¿Has pensado en mí?
ÉL: Sip**, ¿tú?
YO: También, sino no te habría llamado el viernes. Espero que regreses y vemos ¿no? Te espero y vemos qué pasa
ÉL: Trato hecho.

Espero poder esperarlo y que durante la espera mi esperanza no muera, porque entonces habre esperado en vano.

**Odio esta pinche sílaba SIP, así como, SIPI o NOPI. Con el afán de parecer linda a mi me parece idiota.

5 comentarios:

la brava dijo...

Me gusta mucho ese juego de palabras, solo puedo desearte que la esperanza de la espera no sea en vano, las separaciones son duras.
Que haya final feliz corazón...besitos.

ElPoeta dijo...

Mi buena amiga, un "te espero" es tan sólo una promesa vaga; no compromete a nada. Yo te deseo que esperes sólo si crees que merece la pena. Mientras tanto, te agradezco a ti y al viento generoso que te trajo tu visita a mi espacio de palabras, deseando que regreses pronto a verme. Te espero con un beso,
V.

Miss Pinky dijo...

gracias por la visita, muy bueno tu bló, si pierdes la esperanza ya renacerá una nueva, más grande, o más linda...

Karina dijo...

Brava:
Espero que no sea un juego de palabras porque entonces lo duro será que no regrese. Gracias, ya dejé allá en la Cogradía la recomendación del poeta eeh!!

Poeta:Tus palabras me hacen reflexionar, ¿sabes? Es triste, pero la espera no vale la pena.

Miss Pinky:Tienes tantísima razón, que sería de los seres humanos sin esperanza.

¡Un beso a todos!

lunanueva dijo...

Aún peor que la convicción del no,
la inseguridad del talvez es la desilusión de un "casi".